Sigue a tu corazón

¡Vaya frase más común! Pero difícil de explicar o de dar a entender. Muy pocos podrán captar el mensaje, sí puede que suene presuntuoso, pero es que muy pocos realmente escuchan a su corazón.  La otra vez, navegando por la red y buscando videos de “training mental” pues han de saber que comencé nuevamente a retomar el camino por el que había empezado este blog . De hecho, creo que esta enorme pausa me sirvió bastante para comenzar ahora de mejor manera, y mucho mucho más consciente.

Mientras escribo estas líneas siento que la inspiración volvió a mí. Ahora, ya tengo más que compartir con ustedes, pues, me estoy entrenando mejor, de hecho tengo personas  y proyectos que me están ayudando mucho con esto, por lo que me preparo día con día, para poder tener mejores resultados. No hay día que no busque algo que alimente mi mente. Así le hago mucho más fácil el trabajo del corazón.

Y bueno, regresando al título de este blog, siempre he estado firmemente convencida que lo mejor que puedes hacer es seguir a tu corazón, sin embargo, esta frase es muchas veces mal interpretada pues creemos que puede ser pensar con la emociones, o que no tienes que hacer nada, y que con seguir lo que sientes ya tendrás muy cerca de ti el éxito sin haber puesto empeño y dedicación.

Corazón + dedicación+ actitud (en esta yo estoy trabajando mucho todos los días)  son la formula perfecta para el éxito según lo definamos.   Regresando al tema de los videos, encontré uno en especial que explica perfectamente lo que significa seguir a tu corazón, aquí se los dejo:

Aquí el texto en español:   Sigue a tu corazón, tu cerebro es estúpido.

 

¡El mundo requiere de personas enfocadas!

Durante los últimos meses he tenido la oportunidad de conocer, re- conocer y re- encontrar a muchas personas (mayores y otras inclusive jóvenes como yo); las cuales todas y cada una de ellas me han reafirmado valores como la pasión y emoción por lo que hacen, además agregándole siempre el elemento de “soñar” para realizar a través de un enfoque. Para mi todo este proceso ha sido un torbellino; digo, no es que antes no conociera a gente así pero eran contadas con los dedos y de repente todas estas personas de diferentes lugares y profesiones llegan así, sin aviso. Pues, me “shockeo” pero me agrado.

¿Por qué insertar esta reflexión? porque siempre se busca una solución para un “mundo sin problemas” (inserte aquí cualquier tipo de inconveniente, que por lo general todo la gente conoce) Ahora bien, me parece que para poder tener ese mundo mejor que todo queremos, necesitamos ser personas enfocadas, es decir el planeta tierra requiere de gente encauzada. Con esto quiero decir que cuando hacemos lo que nos gusta, nos apasiona, y es nuestro motor; le sembramos al mundo una semilla, la cual está ansioso por recibir para que se haga la diferencia. Si cada quien se enfoca en lo que desea, simplemente lo crea.

Cuando cada quien está orientado en lo que quiere simplemente lo emana y lo contagia, es como un efecto domino; en ese momento comienza a surgir el cambio, si bien es cierto que no podremos terminar de golpe con los problemas que aquejan a la humanidad pero sí tendremos ya un paso a nuestro favor y de la sociedad. Eso sí, nuestro enfoque debe ser siempre positivo para la humanidad y para el ambiente.

Hasta hace algunos años criticaba cuando las personas decían que el cambio estaba en uno mismo; yo decía: “Pero, cómo, si somos parte de un todo, no podemos dejar de lado lo que ocurre alrededor”. La vida a mi corta edad me contestó que al ser todos parte de un todo, era verdad que el cambio viene desde adentro porque es necesario tener claridad en lo que se quiere hacer al tener y esto simplemente se hace, retomando la cuestión del efecto domino, contagias a más personas y vas cosechando esa sensación de querer ser.

Por ejemplo, lo decía Gandhi con su tan citada frase “Sé el que cambio que quieras ver en el mundo” y ¿qué hizo Gandhi? Un cambio en el mundo, una revolución sin armas y sin violencia, transmitiendo a todo su pueblo a vibrar en la misma frecuencia. Creo que no es necesario seguir las “reglas de la vida” que han sido estipuladas por la sociedad misma; la gente que las sigue es más fácil de ser “dominada” y he aquí cuando comienza los problemas e inclusive lo mundiales. ¿Por qué digo esto? Pues porque al ser personas que no cumplieron esos sueños u objetivos por no estar enfocadas, ahí es cuando comienzan las frustraciones y entonces las contagian, el mismo efecto domino pero negativo.

Retomando la parte del por qué criticaba esa frase “el cambio está en uno mismo” pues porque si hablamos de política, ésta se ha utilizado para deslindarse tanto los políticos como la misma sociedad de sus responsabilidades “sociales” , y es que ambos tienen un compromiso de lo que sucede pero lo más importante la tienen consigo mismos como individuos.

Igual y creen que con todo este rollo sobre el deseo de ser, la emoción , la pasión a través de un enfoque o que estoy hablando de la ley de la atracción, puede ser que sí, pero puede ser que no… aunque si soy sincera he experimentado situaciones que provienen de la atracción y por no estar enfocada no supe reaccionar. No obstante hay que ser cuidadoso con lo que se desea. Es necesario cambiar la forma de pensar, a veces le hacemos bromas al subconsciente pero ¡ups! Éste NO juega, solo nos obedece… y nos puede llegar a desviar de ese plan divino que ya está estipulado para nosotros.

                       Te invito a que nos enfoquemos y hagamos así: un mundo mejor.

 

Este texto fue originalmente escrito en julio de 2015; es uno de los que más me ha gustado, y siento que muchas cosas se repiten así que me pareció adecuado para ser la entrada que abriera nuevamente el blog.