Pily Trinidad

Te cuento  un poquito sobre mí…

Nací en un año capicúa, así que formo parte de la generación conocida como millennial, en la Ciudad de México. Soy curiosa, emprendedora, ecléctica, creativa, y foodie. Me encanta es escribir, así es como trasmito todo lo que siento e invito a la reflexión. Este blog lo comencé por esto.

Desde que era pequeña siempre he sido muy curiosa, investigo todo lo que puedo, y no solo eso sino que busco cómo podría mejorarlo. Siempre me he preguntado de dónde viene todo, o me cuestiono el porqué de ello*. Sí, me ha llevado a sobre-pensar, pero así fue como también descubrí que pensamientos son válidos y cuáles no. Es decir, aprendí a ser selectiva con la forma de interpretar  lo que pasa por mi mente.

Estudié Relaciones Internacionales y tengo una maestría en Marketing Digital y Redes Sociales, ¿ves? como soy ecléctica. Sin embargo, esto no me hacía feliz, mi vida en todos los sentidos era un completo desastre, no me sentía en libertad e incluso me llevo a pensar que a mi corta edad mi vida estaba terminada. Es decir me sentía muerta en vida, era un zombie.

Estudiaba, trabajaba y buscaba nuevas formas de generar ingresos, y no eran los mejores. Solía emprender solo por emprender (y dejaba muchas cosas a medias, nada me satisfacía), y si te soy 100% honesta, emprendía por dos cosas; la primera era por dinero, y la segunda porque estaba de moda. Yo buscaba libertad, y nada de esto me la estaba dando. Mis “pensamientos positivos”  eran superficiales, es decir no tomados con consciencia. Y bueno,  ni siquiera me estaba funcionando la meditación, ni ninguna de las otras alternativas que existen para sentirse en paz; las cuales durante la universidad me ayudaron mucho pero al ver resultados increíbles siempre me auto-saboteaba. 

Después de todos mis “emprendimientos” me di cuenta que el factor clave para realizar todo lo que te propones es el amor.  Porque en muchas ocasiones, cuando emprendía lo hacía desde el miedo, y el ego. Tuve que caer muy muy bajo para encontrar esto. El amor fue lo que me salvo a mis 26 años, tuve una experiencia llena de ¡resplandor y gozo!, y déjame decirte que siempre estuvo ahí, pues, mi pasos a pesar de lo que yo creía sí tenían una ruta para encontrarme. Desde ahora, que lo viví y experimenté siento y sé que esta es mi misión de vida.

*Te cuento algo… descubrí que todas las respuestas siempre estaban ahí, dentro de mí. Pues cada paso que había dado o cada decisión de cierta manera mi ser interno siempre me trataba de salvar. Y no tuve que irme de viaje a ningún lado, ni siquiera a la playa, la cual tengo a escasos minutos de distancia. ¡Así que estoy 100% convencida que todos lo podemos lograr, no importa la circunstancia en la que estemos! Sí lo sé es porque lo viví 😀

Anuncios