Mi historia

Se me hacía mucha perorata escribí todo esto en la sección de Quién soy del blog, así que me pareció buena idea que en esa parte solo escribiera a grandes rasgos sobre mí, y ya quién quisiera o fuera curioso podría revisar esta sección…  la cual es algo larga, y puede que en algún momento se convierta en un video, será más rápido de hacer que si escribo todo, en fin, ya me estoy desviando del tema. Aquí los dejó con la primera parte.

Capítulo I

Soy una Foodie, eso han de saberlo y bueno pues bien esa característica no se hizo sola, pues mi mamá es una persona que ama cocinar y el buen comer, y como todas estas cosas se heredan, mi abuelo le heredó a mi mamá la receta de una salsa deliciosa, la cual se convirtió en un micro negocio familiar. No existe persona en el mundo (y esto es literal) que se le resista.

Con esta salsa teníamos grandes sueños, montar un bistro – cafetería, una que tuviera gran renombre, así que había todos los recursos del mundo para hacer estudios de mercado, evaluar la marca, realizar un logo, posicionarla, tomar fotos y hacer menús con pruebas al mil, y tener un lugar súper chulo. Sin embargo, este sueño se vio truncado (y digo esta palabra porque yo aún no desecho este sueño) pues fuimos defraudadas por la compañía que construía la casa 🏡 y el local en donde se encontraría el lugar. PFFF, después de esto se vinieron tiempos difíciles.

La crisis económica y financiera de mi familia hizo que viéramos varios horizontes. Montamos el negocio, claro, no como nos hubiera gustado pero sí con los recursos que teníamos, muchas de las cosas las hicimos a mano ✋ (y déjeme decirles que se veía bello), a su vez colocamos el punto de venta de la salsa, que si bien ya tenía un canal de distribución en la universidad que estudiaba, más personas la conocían, no obstante, no era lo suficiente para poder saldar los gastos, pues, mi mamá tuvo que hipotecar la casa para poder sacar el capital.

Vaya lío que se hizo con esa situación. Yo por otro lado me encontraba en los últimos semestres de la universidad, y ayudaba en lo que más podía, en vender salsas, buscar nuevos métodos de distribución, encargada del personal (el cual muchas veces eran jóvenes de preparatoria o universitarios buscando dinero extra trabajando medio tiempo), atender la cafetería, sí a veces me tocaba ser mesera, y es una de esas experiencias que pienso, al menos una vez  tendríamos que probar en la vida, te enseña cosas como el equilibrio, atención al cliente, empatía, dominio de ti mismo, paciencia, trabajar bajo presión y don de mando.

Como mencioné anteriormente, todo esto no era suficiente para poder saldar los gastos, y además se requería de tiempo para que afianzara más el negocio, así que buscamos otras formas, yo recién salida de universidad (y con un poco enfoque, sí, soy sincera no planee mi meta sobre lo qué iba a hacer a futuro, en el ámbito profesional!, )

Pero ahora que lo veo, creo que tal vez esta situación no fue tan mala, funcionó para darme cuenta que la paciencia es la clave de todo, y hay que desarrollarla con paciencia, aun me falla y mucho. No soy la gran experta pero sí esta serie de situaciones y experiencias me han ayudado a generar esto. Hasta aquí la primera parte,  estaré escribiendo la segunda parte en breve…

Capítulo II

En edición….

Anuncios