5 cosas que aprendí de mi gato sobre el amor

¡Hola!

Hoy te presento a mi gato Benito,  quien un día  llegó así sin más.  Te cuento algunas reflexiones sobre el amor que me ha recordado.

1.Libertad:

El amor no se puede definir, pero sí hay algo que lo caracteriza y es la libertad. Es liberarnos, y sobre todo liberar. Dejar que cada quien se encuentre en su espacio y deseo de comportarse tal cual es. A diferencia de los perros, en ocasiones los gatos pueden parecer indiferentes a lo que sienten sus dueños, pero, no es que lo sean, sino que más bien así es su forma de ser…

 Tal vez, si nos sentimos tristes, nuestro perro vaya con nosotros a consolarnos,      o tal vez lleguemos o cuando lo abrazamos, nos devolverá la empatía. Con un        gato no pasa tanto, y es por esta razón que creemos que son frívolos. Sin    embargo, Benito me ha enseñado que lo que yo creía acerca de los gatos eran       simplemente prejuicios, y también expectativas, porque cuando he estado  triste sí me ha ido a ver por un tiempo determinado, y después se cansa del  drama. Me recuerda, que hay que ir pa’lante.

Y también me recuerda que ¡SOY LIBRE! Si has tenido un gato seguro me   comprendes, pero si no, son complejos para domesticar ¡Pfff! Se suben a todos      lados, van y vienen, y por más que les dices que no o tratas de educarles, mmm,   se torna complicado. Con esto no quiero decir que de Benito aprendí a ser una     maleducada, sino más bien, a no dejarme domesticar por la sociedad.

 Sé que puede sonar raro el comparar el amor de un perro con el de un gato,        pero, si lo traspolamos en la vida en sociedad, esto nos suele pasar muy a   menudo. Nos creamos imágenes sobre las demás personas, no actuamos bajo libertad, y por tanto encasillamos a lo demás. Sentimos que deben  comportarse de alguna manera, y no nos damos cuenta que somos diferentes  así como los perros y los gatos. Y esto no quiere decir que su amor sea menor o  que no exista. Ya lo decía Gabriel García Márquez : “Solo porque alguien no te  ame como tú quieres, no significa que no te ame con todo su ser”.

 ¡Seamos libres y así dejaremos a los demás ser libres! Así comenzaremos a  sentir amor.

2. Soltar:

  A Benito, así como a la mayoría de los gatos no les gusta que los carguen muy a menudo, o que sean apapachados así de la nada. Así que cuando algo comienza a perturbar o molestar a Benito, comienza a morder o arañar,entonces te invita sutilmente a que lo dejes en paz. Obviamente me está  haciendo daño, así que mejor prefiero dejarlo. Y así mismo pasa con los pensamientos o situaciones que nos causan dolor y posteriormente nos llevan al sufrimiento. No los dejamos ir, no las soltamos y ahí permanecen causándonos estrés y ansiedad. Son como un gato arañándonos y       mordiéndonos, y estoy segura que todos lo soltaríamos con tal de que nos dejara de hacer daño. Entonces porque no hacemos lo mismo con esos pensamientos o situaciones. Nosotros tenemos el poder ¡Soltemos!

  3.Expresarse:

Este punto tiene mucho que ver con el anterior, ya que te    contaba que Benito cuando no le gusta que lo carguen o que ocupen su espacio       personal, marca su limite a través de pequeñas mordiditas, se comunica de tal      manera que te deja claro que a lo mejor le dolió como lo cargaste, o que no le agrado como lo interceptaste. También deja claro cuando tiene hambre, o cuando algo en general no le agrada, como por ejemplo, la comida, he observado cuando le doy croquetas y no su salmón que se sienta, se le queda viendo y levanta su pata en señal de indignación o si su arenero no tiene suficiente arena, también comienza a maullar y correr por todos lados . El saber expresarnos es señal de amarnos a nosotros mismos.

4. Maravillarse:

Si si a pesar de que en ocasiones suele ser un poco “picky” con la comida, con la vida en general es demasiado austero. Suele jugar con lo que se encuentra, es muy sencillo y básico. Se divierte a lo grande con pequeñas cosas, va ligero por la vida, disfruta de las pequeñas cosas. No necesita de más para ser. Simplemente, es. La otra vez le hice una pelota de papel, literal tome una hoja que ya no me servía la enrolle, y la cubrí de diurex. Juega con ella todo el tiempo, además su instinto de curiosidad, lo hace encontrar nuevas formas con las cuales divertirse. Se maravilla constantemente. Creo que es algo que debemos hacer constantemente para así, sorprendernos y agradecer u día más de vida.

5.Abundancia

Benito llegó a mi vida por accidente, bueno, quizás no fue tanto así. Mas bien ya estaba planeado a llegar. Digo que llego por accidente porque un día abrieron la puerta de mi casa, y un pequeño gatito (Benito) entro corriendo y se quedo debajo del sillón de la sala. Atrás de él venía un niño corriendo, al principio creí que era su dueño, sin embargo, el niño nos contó que justamente estaba buscando un hogar para el gato. Parece que Benito eligió donde vivir. Pues, ¡Benito se quedo en mi casa! Esto lo considero abundancia pues, todos merecemos, y el amor es eso, abundancia. A mi vida llego la abundancia disfrazada de gato, con tanta enseñanzas.

 

 

PD. Para la foto que acompaña este blog, sufrí algunos rasguños, y mi hermana una mordida… pero creo que valió la pena. Sorry, sis!

Un breve texto…

Todos los días tenemos algo nuevo que aprender, y re hacer. Y día con día voy descubriendo más de mi ser que no sabía que estaba ahí, también día con día voy descubriendo que ya no es bueno y me siento mal cuando viene a mí la parte del ego. Pero es normal… al final todo es práctica. No somos super héroes o super heroínas, solo somos seres humanos, que hacen lo mejor que pueden. Nuestra única misión es ser felices, y vivir libres.

Solemos creer que debemos seguir por el camino, que ya trazamos y que de cierta manera nos hace sentir cómodos pero algo muy dentro de nosotros nos dice que no es así. Nos inquieta con angustias, dolor, infelicidad (aunque ni siquiera conozcamos que es la felicidad), ya cumplimos nuestra realización profesional pero, nada nos llena. Sabemos que eso es nuestra habilidad, nuestro talento, y que lo hacemos muy bien, o al menos eso nos han hecho creer, pero aún así, teniendo “la vida resuelta” para los ojos de mundo, para nuestros propios ojos nos vemos como seres desconocidos, no sabemos realmente quienes somos.

Continuamente tenemos pensamientos que en teoría no son de una persona “exitosa” para alguien que ya está en el lugar que estamos, no tenemos el derecho a caer, o no tenemos porque sentirnos insatisfechos, nos dicen que agradezcamos, pero, realmente sabemos el valor de gratitud? Porque no empezamos por dar las gracias a esos “malos” ratos que en teoría no te tendríamos que estar pasando porque para los ojos del exterior, nuestra vida es perfecta. ¿ Y qué tal si esa vida en realidad, no va con quien en realidad somos?

No queremos sobre-pensar, no queremos perder nuestra capacidad de generar nuevas ideas y sobre todo de hacer un cambio en el mundo, no queremos que nos vuelva a pasar, y por el miedo a no ser lo suficiente, estamos sufriendo.   Nos desconocemos, pero, cómo sabemos quien realmente somos, cuando todo lo hemos visto desde pantallas y proyecciones creadas. Nos dicen como comportarnos, como reaccionar, que sentir, que no decir… todo para no sufrir, para no hacer osos, o no parecer que no tenemos un rumbo porque eso está muy mal visto. Se nos olvida que somos libres, y cuando no hicimos lo que dijimos, nos dicen incongruentes, pero en realidad fue porque no queríamos hacer eso.

Por otro lado, sabemos que no debemos actuar como la sociedad lo dice, pero, no lo actuamos de manera consciente, sin querer vamos contra ella, cuando en realidad debemos actuar junto con ella. Nos volvemos rebeldes sin causa, porque, ni siquiera sabemos cual es nuestra propia causa. Se nos olvida que el mejor remedio, es la comprensión.

 

 

 

 

3 pilares fundamentales para la paz interior… y la paz mundial

ATENCIÓN: El material que vas a leer a continuación se basa en mi experiencia, así que no me creas nada, pero si algo te hace click en el interior espero te funcione. 💖


Creo que después de todo lo que constantemente pasa en el mundo y que a pesar de que contamos con organismos internacionales que se encargan de velar por la paz mundial, aún nos falta mucho para lograr y hacer que no suceden o se repitan casos de violencia, racismo, y en último recurso, las guerras. Si bien es cierto que el cambio está en nosotros mismos, creo que tenemos entonces que darle una propulsión extrema o inyectarle nitro a nuestro motor de acción. Porque el mundo ya no puede soportar más de estas situaciones, creo que ya tuvimos bastantes aprendizajes transformemos esto… en PAZ.

Soy internacionalista de profesión, y creo que a partir de ahora me convertiré en una fiel defensora del amor en las relaciones internacionales, es más, propongo que una de las teorías que utilizamos para estudiar los sucesos, y elaborar planes de acción a partir de estos, sea la del amor. Creo que nos evitaríamos muchas de las situaciones que existen en la actualidad, y no recurriremos a ningún tipo de violencia: verbal, física, escrita. Que de cierta manera en algún momento quizás hemos efectuado. Por ignorancia de nuestra mente, que en el espíritu no existe.

En lo particular, te dejo lo que propongo son algunas bases para crear paz. Desde nuestro propio micro entorno, para después llevarlo al exterior.

1) Sé tu mismo:

Muy pocos tienen la libertad de ser ellos mismos. Cuando ese privilegio es de todos, sin embargo, sólo lo alcanzan quienes están dispuestos a cuestionar sus propias ideas, y lo que se les ha enseñado. Porque para poder ser nosotros mismos, hay que quitar todo aquello que no somos, y se necesita mucha valentía para hacerlo, para des construir todo aquello que nos enmarca, que creemos nos define. Y sabes que comienzas ha lograrlo, cuando sientes la vibra de la alegría de tu corazón por todo tu cuerpo. Te vuelves más humilde, más empático, y plantas semillas de amor en cualquier lugar al que vas. Ser tu mismo, no significa actuar bajo programas, sino ser libre de ellos. Reclama y merece tu derecho a ser tu mismo, ahí se encuentra la llave de la felicidad. ¡Arriésgate!

El ser tu mismo te traerá felicidad, y al ser feliz tú, lo único que desearas es que los demás también lo sean. Comenzarás a dejar ser a los demás, preferirás vivir en paz en vez de tener la razón, no querrás dar lecciones sobre comportamiento pues no te corresponde porque sabes que cada quien va por la vida en su propia lección en la escuela del universo, y a veces no te enteras cuando sin querer fuiste maestro de alguien, no te importará el que dirán y el qué hacer. Actuaras conforme le hace sentir bien a tu corazón, y no iras en contra o favor de lo que te hicieron o dijeron. Se trata de fluir en libertad, sin caer en el libertinaje.

Si somos felices siendo nosotros mismos, traeremos ondas de paz que llegaran a todo aquel que se tope contigo en la vida, dándole al planeta tierra una esperanza, y sobre todo una inspiración para que más personas se atrevan a ser ellas mismas, y así tengamos seres enfocados en los que les gusta, actúen con base a sus talentos y habilidades. No hay prisa, no temas, tente paciencia para descubrirte, no vayas contra reloj mejor fluye con el tiempo.

2) Vive el presente:

Nos olvidamos por momentos que el presente es lo único real. Normalmente los seres humanos solemos platicar sobre el futuro y el pasado. Es como una pelotita que nos vamos pasando. Sí, bien creo que debemos ser visionarios y soñadores, o hacer catarsis sobre algo pero a veces se nos pasa la mano, y de manera interna comenzamos a sobre pensar o sentir ansias por cómo cumplir dicha meta o cómo tuvimos que haber reaccionado en alguna situación, y nos olvidamos disfrutar de ese momento que está pasando.

Debemos de recordar que podemos cambiar nuestro futuro o transformar nuestro pasado desde el presente en tiempo real, en ese momento, porque eso es lo único que tenemos. No importa lo que sucedió antes, o lo que venga después, si aprendemos a controlar nuestro presente viviremos en la asertividad, en la buena comunicación, mejoraran nuestras relaciones interpersonales. Pero para ello debemos siempre preguntarnos qué es lo real. Es decir saber en que momento no estamos con los ojos del corazón y comenzamos a ver desde nuestro programas, con juicios, opiniones, expectativas, ilusiones, que solo empañan nuestra vista y nos alejan de nuestro verdadero poder y el de los demás.

Cuando actuamos en el presente tenemos más creatividad, nos volvemos más asertivos, logramos una calma que nos hace externar una paz interior que se ve reflejada a kilómetros de distancia, esparciendo nuevamente olas de amor por todo el mundo.

3) Empatía, el lenguaje internacional

Si tenemos paz en nuestro interior, podremos tenerla con lo demás. Todo empieza con nosotros mismos. Primero debemos comprendernos para poder comprender a los demás. De qué nos sirve crear una empatía o tolerancia forzada con el exterior. Nos preocupamos tanto en ello, que olvidamos atender nuestras propia carencias, nuestras propias necesidades, nuestros propios miedos.

Cómo podremos negociar con un mundo exterior si no conocemos al menos un poquito de nosotros mismos, como vamos a poder comunicarles nuestras inquietudes. Cómo podremos cerrar buenos negocios, cómo podremos volvernos invencibles, y realmente hacer surgir nuestros talentos y habilidades. Porque nos empeñamos en hacer sin primero ser. Que no sería mejor accionar desde el ser. No necesitamos hacer y hacer para ser alguien, ya somos alguien, ya estamos completo.

Y entonces como nos comenzamos a ver a nosotros mismos con los ojos del amor, y empezamos a amarnos, podremos ver a los demás con los mismos ojos.. Aún si no compartimos la misma cultura, o el mismo lenguaje. Somos más que eso. Nuestros espíritus se entienden antes que nuestra mente. Ve con los ojos de corazón, y crearas paz, por que sabrás que al final cada quien tiene su verdad. Somos diferentemente iguales.

¡Un abrazo!

Pily Trinidad

¿Los zombies existen?

¿Te cuento algo? Yo sí creo que existen, de hecho hasta hace poco yo era una zombie, y vaya zombie. El sentirse muerto en vida es una de las mejores cosas que te puede pasar, sí como leíste de las mejores cosas que te puede pasar. ¿Por qué? Porque es una de las mejores formas de saber que algo no anda bien contigo, y que tu vida es un desastre total.

Yo sentía una tristeza muy fuerte porque no sabía lo que deseaba, para qué estaba en la tierra, lo externo me afectaba demasiado y no tenía una plenitud, y por más que lograba cosas, me sentía completamente vacía. Trataba de cumplir siempre las expectativas de los demás, y me esforzaba mucho por siempre tener una palabra de aliento para quien me buscara, sin yo saber qué hacer con mi vida. En resumen trataba de ser perfecta. En este texto te escribo lo que para mí es un zombie, y cómo se comporta, lo cuento desde mi experiencia. Probablemente a ti no te ha pasado nada de esto, pero igual agradezco tu tiempo en leer estas lineas.

Bien, muchas veces el decir “yo sí me amo” nos cuesta trabajo, decirnos cosas lindas, y tal vez procuremos nuestro cuerpo, hacemos ejercicio, le demos la mejor alimentación, nos arreglemos, vamos a cursos y seminarios pero aún así, después hay días en los que sentimos que nada tiene sentido, y para qué hacerlo. O sentimos un miedo inmenso si no lo hacemos. Queremos ir contra de todo, actuamos desde el orgullo. Y curiosamente cuando alguien nos dice que nos ama, o nos dan un halago, dudamos.

Otras veces, queremos que todos nos entiendan. Si tuvimos un mal día o estamos pasando por una situación “no favorable” creemos que todos deben entender nuestra situación o peor aún vivirla con nosotros. Nos sentimos con la necesidad de insertarles esta obligación a los demás. Nos enojamos si no nos entienden, si no se ponen en nuestros zapatos.  Nos molesta que no actúen como nosotros queremos. Pero no nos enteramos que ellos, los demás, también puedan estar pasando por algo, tiene su propia información,  piensan diferente y que en realidad somos un nosotros.

Solemos dejarnos al último, dejando todo lo que nos importa para otro momento, decimos sí cuando queremos decir no, tratamos de complacer a todos por miedo al rechazo, ponemos nuestra felicidad en algo o en alguien, queremos evitar conflictos a toda costa, con tal de que se nos haga la vida más fácil, y en realidad nos hacemos una bola de nieve, que al final termina por explotar, y lastimar. Creemos que eso es el amor, y ¡sí el amor es dar! Pero no esperanzados a recibir una satisfacción externa.

Muchas veces no tenemos la garantía, y eso nos hace sentir temor, creemos que ese miedo que estamos sintiendo es la vida misma cuando en realidad no es así. Nos volvemos esclavos de nuestra “realidad” inventada. Y tomamos eso que esta en nuestra cabeza como algo cierto, algo que es un hecho, le hacemos caso a las voces externas. Y entonces empezamos a caer en una muerte en vida. Dejamos de creer y sobre todo de amar.

Sentimos que el mundo va muy aprisa, que todo pasa muy rápido, que no podremos cumplir las expectativas de lo que la sociedad tiene de nosotros, vamos en competencia constante, y dejamos de confiar en nuestra propia expectativa que tenemos de nosotros mismos, forzamos todo de tal manera que encajen con la de esa sociedad aunque dentro de nosotros algo nos dice que no debe ser así.

Pensamos que nuestros talentos y dones se forman con lo que nos enseñan en algún sistema educativo, cuando en realidad solo se desarrollan. Pues, en realidad ya tenemos todo lo que necesitamos para vivir, compartir y no para hacernos chiquitos.

Somos piezas 100% completas, y si estamos vivos tenemos el deber de SER, hacer, y tener.

Dejamos que la vida pase, o mejor dicho nos pase, y si vemos que alguien lo está logrando, la está haciendo recurrimos a la crítica, a juzgar, a la desestimación, y es normal porque si nosotros no creemos en nosotros mismos, cómo esperamos creer en los demás. Nos llama mucho las apariencias, se nos olvida que somos más de lo que estamos viendo, y que los demás también lo son. Caemos en juicio innecesarios, en prejuicios, que son resultado de nuestros programas. No vemos con los ojos del corazón, los del amor.

Pero, hay algo que nos mantiene vivos, y nos ha llevado por caminos que tal vez desde nuestro yo “proteccionista” no hubiéramos tomado esa decisión, te haya hecho sentir bien o no. Nunca te has preguntado, en algún lugar o en alguna situación ¿cómo es que llegué aquí?, ¿qué hago aquí? , ¿por qué me apunte a esta clase?, ¿por qué leí este libro?, ¿por qué vi este video? o un simple ¿por qué me paso esto a mí? Sabes, todas las respuesta son simplemente para que despiertes para que te quites esa venda, esa que te mantiene como un zombie, claro, si es que lo eres.

Porque siempre está esa parte de nosotros que está conectada directamente con el creador de todo, que nos quiere salvar y rescatar , pero a veces somos tan sordos que nos la escuchamos, pero como es tan noble nos deja experimentar, pues sabe que al final regresaremos a nuestro centro, a nuestra fuente, en donde el amor reina, y no existe ninguna otra circunstancia.

Y después de esto solo nos queda tomar responsabilidad de las situaciones, darnos cuenta que lo que hicimos en ese momento solo era parte de una etapa evolutiva. No culparnos y perdonarnos.

Te pregunto ahora… ¿Tú crees que los zombies existen?

¿Sublevarse?

Una de mis más grandes pasiones es el arte, o mejor dicho lo que conocemos como bellas artes.

Una de las corrientes que más me gusta es el arte contemporáneo, sí para muchos no es considerado un arte…Pero esta discusión no es el objetivo de esta entrada.

Algo que caracteriza a cualquier tipo de arte, es que lleva en los mejores casos a la reflexión.

Un museo que disfruto de ir cada vez que voy a la ciudad de México es el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) y en esta ocasión la primera exposición me dejó con una palabra en la mente: “sublevarse”

Mencionaba que era cuando uno se encontraba harto de alguna situación, y te levantas para acabar con ello. Claro, aquí tenía sentidos sociales y políticos. Aunque  hay algo que todavía me hace pensar que él se refería a algo más espiritual a pesar de que su exposición trataba de levantamientos armados o no de pueblo.

Como me quedé pensando en esa palabra, fui a la Real Academia Española de la lengua, (RAE) y busqué su significado, y efectivamente, tiene ver exactamente con levantarse contra algo.  Y puedo decir que cuando ya estás harto o harta de algo, en especial de estar en una misma situación, decides sublevarte, ya cuando no te queda otra porque solo has caído al final del fondo.

Ese fondo en realidad es tu escalón,  puesto que te cansas de vivir creyendo que la vida es eso que te pasa, y no en realidad lo que tu puedes hacer. Muchas veces, no agradecemos que tenemos un día más, una oportunidad nueva para comenzar, nos puede costar trabajo…sí. Pero cuando ya no te queda otra, y ya probaste el otro camino, no te queda más que saber que el camino correcto es ese, el de tomar tú la riendas de tu vida, y convertirte en amor.

Con tomar las riendas de tu vida no me refiero a querer controlar todo lo que sucede en en nuestro alrededor, pues ese es el camino viejo. El tomar las riendas de tu vida, es tomar todo el valor que tienes, y hacer un viaje, sí, un viaje que puede ser el mejor de toda tu vida. Un viaje que te lleva a conocer por qué no has logrado algo, que te ayuda a descubrir a tu verdadero yo. Y es curioso porque ese ser que eres, siempre te está dando una señal, solo que  a veces por tanto ruido que hay ( o mejor dicho que creamos) pasa desapercibida.

El viaje te puede llevar a saber por qué tomaste ciertos caminos, de cierta manera de una u otra forma esos caminos recorridos aunque no fueran desde el ser, formaban parte del plan,  para que tú pudieras despertar. De esta manera dejas de culpar a lo demás, pero sobre todo dejas de culparte a ti mismo, y te perdonas. Ahora solo sabes que es tu responsabilidad.

La responsabilidad, no significa aceptar en forma de “derrota” sino más bien de manera consciente, ¿qué quiero decir con esto? que sabes que tú eres el  o la única que puede regar sus raíces, ser feliz , que viniste a ser tú mismo, saber que mereces, a quitar todos esos programas y situaciones  que quedaron clavadas en tu memoria sin querer.

Cuando estás en el amor sabes que no tienes que ir contra algo, sino más bien, comprender y fluir, saber que nada es bueno o malo.  Y que todos somos hermanos, provenimos del mismo lugar, y estamos aquí para lo mismo, cada uno con sus respectivos “miedos” o programaciones.  Al final somos eso más  que eso que vemos.  Así que no luches contra algo,  solo deja que pase, fluye y cuestiónate. No te resistas a eso.  Solo fluye, y sigue con tu camino del ser, que te llevará al hacer. Haz con el ser.

¡Sublévate solo para despertarte!  Por que una vez que despiertas, ya no querrás volver a dormir…

El coche de mis sueños 

¡Hola! Ya es marzo, y es momento de una nueva entrada. Bueno, ni tan nueva porque es de un texto que escribí hace mucho tiempo pero que mensaje perdura por siempre. Espero lo disfruten

Ayer cuando venía de camino a la  Ciudad de México, en la autopista estuve observando los autos que pasaban a lado del autobús en el que venía y me vinieron múltiples pensamientos y uno de ellos fue que los sueños y el emprendimiento son como los coches.

La verdad es que no sé mucho de autos pero lo que sí sé es manejar, así que vamos que conozco las principales funciones de los elementos que conforman el auto para ponerlo en marcha. Generalmente emprendemos algo porque o ya estamos cansados de hacer lo mismo o simplemente somos aventureros pero lo que une a todos los emprendedores son los sueños, cada persona que inicia algo siempre es porque tiene un sueño que cumplir.

Los sueños pueden ser pequeños o muy grandes pero todos siempre requieren de determinación y fortaleza. A raíz de esto se me hizo simpático el comparar esta situación con un automóvil y he aquí las similitudes:

  • Motor: nuestro por qué, al igual que los coches si no nosotros no tenemos esto bien claro o bien puesto no podemos avanzar; es nuestro corazón.
  • Freno: una característica humana básica es el miedo, es algo natural que tenemos y que la mayoría del tiempo no nos deja avanzar. Así que solo nosotros decidimos cuando pisarlo o no.
  • Acelerador: dicen que lo último que muere siempre es la esperanza, por lo tanto siempre será quien nos indique cuando aumentar la velocidad y cómo seguir.
  • Vidrio frontal: primero es importante tener un objetivo, ese que sea nuestro por qué, pero es igual de importante saber para qué deseamos cumplir ese propósito. Así que debemos tener siempre la vista adelante.
  • Retrovisor: muchas veces dicen que no es bueno volver al pasado o recordar memorias pasadas, y sí estoy de acuerdo, pero algo que siempre debemos recordar es de dónde venimos y no perder pista.
  • Volante: esta parte del automóvil es vital ya que nos ayuda a indicarle al mismo qué dirección tomar; en el proceso de emprendimiento sería nuestro enfoque en nuestro proyecto.
  • Asiento: Cuando vamos a manejar debemos ajustar el asiento de acuerdo a nuestra estatura para poder conducir correctamente, lo mismo pasa a la hora de emprender; debemos adoptar una postura que nos de seguridad. Ajustarla a nuestra personalidad.
  • Espejos laterales: Para observar quienes están a nuestro alrededor porque en el camino del éxito nunca vamos solos.
  • Palanca de velocidades: la determinación que tendremos y cómo la aplicaremos, a qué velocidad iremos.
  • Clutch: El impulso y la determinación que debemos tener, así como la confianza en nosotros mismos, porque podremos tener toda la maquinaria necesaria ,con esto me refiero a todas las cualidades y talentos pero si no tenemos confianza en nosotros mismos no podremos hacer que el coche se mueva.
  • Freno de mano: Cuando aplicamos el freno de mano en el auto, pues se para totalmente, ¿no? Y solo nosotros podemos destrabarlo para que vuelva a andar el coche ¿cierto?, pues nuestra mente en este caso sería el freno de mano, nosotros decidiremos si la controlamos o no.
  • Llave: Sin llave el auto no puede funcionar, en este caso la decisión es la llave de nuestro proyecto.
  • Llantas: Lo que nos lleva a seguir avanzando es el movimiento y para ello requerimos de motivación , en este caso las llantas tendrían esta función.
  • Radio: Sabor de la vida- Música- no puedo decir más 🙂
  • Gasolina: Fe, Fe, FE. Principal ingrediente. Debe ser inagotable.

Pues nada, que esto es todo por hoy. Espero les haya gustado, y se atrevan a crear y ser el auto de sus sueños. ¡Vamos! 🚗

Saludos

 


PD. Además sí tengo un coche preferido… y me encantan los autos antiguos, sin embargo, me gustaría poder manejar un TESLA! 😎

Mi top 5 de Happy Songs!

Después de casi una semana de no escribir en este espacio, así que me disculpo con una lista de canciones que han sido mi top 5 durante los últimos 3 meses, así no están en orden. Como les escribí una vez, siempre soy muy cuidadosa con la música que escucho, pues, tengo la teoría de que se te queda en la mente y pues, que mejor que ingresar cosas agradables a la misma… jaja ya saben, mis rollos. Así que cuando estoy haciendo cosas creativas, o me siento desanimada o simplemente quiero estar de buenas pongo el playlist!

Espero les gusten y los llenen de pura buena vibra. También espero me compartan su top 5 de canciones favoritas.

1) Girasoles – Rozalen

Esta canción es de Rozalen, cantante española, la descubrí hace ya dos años, su música siempre es alegre y tiene un mensaje que dar, además es 100% Girl Power. La letra de esta canción en especial es interesante de analizar, pues tiene mucho mensaje sobre la condición humana.

2) El arrepentido- Melendi y Carlos Vives

Esta es la más reciente, pfff! Le he dado como 1000 veces replay, hasta una de sus estrofas está fijada en mi perfil de Twitter y en mis estado de WhatsApp. Jaja, pero es que me identifico 100% y bueno el ritmo, y la buena vibra de Melendi y Carlos Vives. TOP TOP TOP! Despierta.

3) Crazy- Lost frequencies

Uno de mis DJ’s favoritos, Felix De Laet, tiene cierta frescura, y su música también tiene sentido, mucho! Como What Goes Around, Comes around, o Reality, o Beautiful life … oK, OK , sobre esta en especial ejemplifica que no importa lo que los demás crean y te llamen loco, lo importante es que tu creas.

4) Madre tierra (Oye) – Chayanne

“Abre tus ojos, mira hacia arriba disfruta las cosas buenas que tiene la vida, la la la” 🎶 🎶 🎶 No hay mucho escribir sobre esta canción. Solo hay que escuchar.

5) Perfect – Ed Sheeran

Duuuh!, jajaja lo romántico y cursi está en esta melodía. Pero… ¿qué? Me pone de buenas *qué oso* , y me recuerda que ese tipo de amor existe. Además, ¿a quién no le gusta?

Dejando huella

¡Holaaa! Espero se encuentren muy bien; estuve a punto de no subir una entrada hoy, pues toda la tarde estuve frente a la computadora y sinceramente ya lo único que deseaba era cerrarla. Pero… hoy es viernes, y es entrada de blog. A pesar de que el miércoles subí una entrada, quise también hacerlo hoy. Así que me dije: “Pily es momento de buscar entre los archivos ese texto que ya tenías preparado para hoy”

A continuación presento un texto que escribí en 2015, tiene un par de ediciones… pues como todo, la idea es la misma, sin embargo, la actitud y la mentalidad evolucionó por lo que le hice unos mínimos ajustes.


Esta vez quiero escribirles sobre algo que todos los seres humanos tenemos como misión en la tierra, la cual nosotros mismos debemos encontrarla y no irnos sin haberla vivido, disfrutado y hecho trascender. Y con esto me refiero a la marca personal, sí a la creación de una tatuaje personal que nos defina y que nos represente ante el mundo.

No me vayas a mal interpretar, jeje, pues no me refiero a que registres tu nombre como marca registrada (bueno y por qué no, ¿cuántas marcas no están registradas con el nombre del diseñador?) a lo que me refiero es que registres tu vida. Sí, que se quede como un tatuaje ante el mundo, una huella que jamás pueda ser borrada; de preferencia debe ser una positiva para la sociedad y la naturaleza.

Muchas personas a lo largo de la historia han creado su marca personal, famosas y no “tan famosas” pero famosas al fin y al cabo porque han cambiado a su comunidad, su país, su continente o el mundo. Estas personas han hecho un cambio primero en su vida y luego han ayudado a influenciar en la de los demás. Opino que en esta vida debes ser un líder y no un seguidor, pero debes ser un buen líder, uno que inspire, influencié, apoye, ayude a los demás a que saquen su propia esencia interior además de tener acciones y que las demuestre con el ejemplo.

Hace algún tiempo recuerdo que tuve una platica con empresario y durante la charla me dijo unas palabras que me hicieron pensar, la frase fue la siguiente:

“I can listen to you but only I will hear your results”

o en español

“Yo te puedo oír pero al final solo escucharé tus resultados”,

Lo que me llevó a pensar que con esto debo seguir a las personas que están en dónde yo quiero estar. Es decir, escuchar a quien de verdad te inspire a crear tu huella personal. Hacer una marca personal es muy fácil pero no sencillo y algunos pasos desde mis perspectiva son estos: solo tienes que ser tú mismo, tener confianza en tu persona, tener postura, empatía, una alegría que destaque en cualquier lugar, mensajes positivos, amar lo que haces, sacar tu esencia interior o mejor dicho tu niño interior.

Siempre en cada lugar en el que estemos debemos proyectar una actitud que haga que todos nos recuerden, sepan quienes somos y a dónde vamos. Que no te identifiquen por algo que vendes, por el lugar en donde trabajas o por quién es tu jefe, por algo que tienes, o por con quien te juntas, porque eres familiar de tal o porque te peleaste con x. Sino más bien que te tengan presente por lo que les hiciste sentir y cómo contribuiste en su vida; para eso estamos en esta vida para ayudarnos entre seres humanos. Eso para mi es crear una marca personal y en ese camino estoy yo… por lo tanto te invito que tú también desarrolles la tuya, ¿qué dices, la construimos juntos?


Un abrazo 🙂