5 cosas que aprendí de mi gato sobre el amor

¡Hola!

Hoy te presento a mi gato Benito,  quien un día  llegó así sin más.  Te cuento algunas reflexiones sobre el amor que me ha recordado.

1.Libertad:

El amor no se puede definir, pero sí hay algo que lo caracteriza y es la libertad. Es liberarnos, y sobre todo liberar. Dejar que cada quien se encuentre en su espacio y deseo de comportarse tal cual es. A diferencia de los perros, en ocasiones los gatos pueden parecer indiferentes a lo que sienten sus dueños, pero, no es que lo sean, sino que más bien así es su forma de ser…

 Tal vez, si nos sentimos tristes, nuestro perro vaya con nosotros a consolarnos,      o tal vez lleguemos o cuando lo abrazamos, nos devolverá la empatía. Con un        gato no pasa tanto, y es por esta razón que creemos que son frívolos. Sin    embargo, Benito me ha enseñado que lo que yo creía acerca de los gatos eran       simplemente prejuicios, y también expectativas, porque cuando he estado  triste sí me ha ido a ver por un tiempo determinado, y después se cansa del  drama. Me recuerda, que hay que ir pa’lante.

Y también me recuerda que ¡SOY LIBRE! Si has tenido un gato seguro me   comprendes, pero si no, son complejos para domesticar ¡Pfff! Se suben a todos      lados, van y vienen, y por más que les dices que no o tratas de educarles, mmm,   se torna complicado. Con esto no quiero decir que de Benito aprendí a ser una     maleducada, sino más bien, a no dejarme domesticar por la sociedad.

 Sé que puede sonar raro el comparar el amor de un perro con el de un gato,        pero, si lo traspolamos en la vida en sociedad, esto nos suele pasar muy a   menudo. Nos creamos imágenes sobre las demás personas, no actuamos bajo libertad, y por tanto encasillamos a lo demás. Sentimos que deben  comportarse de alguna manera, y no nos damos cuenta que somos diferentes  así como los perros y los gatos. Y esto no quiere decir que su amor sea menor o  que no exista. Ya lo decía Gabriel García Márquez : “Solo porque alguien no te  ame como tú quieres, no significa que no te ame con todo su ser”.

 ¡Seamos libres y así dejaremos a los demás ser libres! Así comenzaremos a  sentir amor.

2. Soltar:

  A Benito, así como a la mayoría de los gatos no les gusta que los carguen muy a menudo, o que sean apapachados así de la nada. Así que cuando algo comienza a perturbar o molestar a Benito, comienza a morder o arañar,entonces te invita sutilmente a que lo dejes en paz. Obviamente me está  haciendo daño, así que mejor prefiero dejarlo. Y así mismo pasa con los pensamientos o situaciones que nos causan dolor y posteriormente nos llevan al sufrimiento. No los dejamos ir, no las soltamos y ahí permanecen causándonos estrés y ansiedad. Son como un gato arañándonos y       mordiéndonos, y estoy segura que todos lo soltaríamos con tal de que nos dejara de hacer daño. Entonces porque no hacemos lo mismo con esos pensamientos o situaciones. Nosotros tenemos el poder ¡Soltemos!

  3.Expresarse:

Este punto tiene mucho que ver con el anterior, ya que te    contaba que Benito cuando no le gusta que lo carguen o que ocupen su espacio       personal, marca su limite a través de pequeñas mordiditas, se comunica de tal      manera que te deja claro que a lo mejor le dolió como lo cargaste, o que no le agrado como lo interceptaste. También deja claro cuando tiene hambre, o cuando algo en general no le agrada, como por ejemplo, la comida, he observado cuando le doy croquetas y no su salmón que se sienta, se le queda viendo y levanta su pata en señal de indignación o si su arenero no tiene suficiente arena, también comienza a maullar y correr por todos lados . El saber expresarnos es señal de amarnos a nosotros mismos.

4. Maravillarse:

Si si a pesar de que en ocasiones suele ser un poco “picky” con la comida, con la vida en general es demasiado austero. Suele jugar con lo que se encuentra, es muy sencillo y básico. Se divierte a lo grande con pequeñas cosas, va ligero por la vida, disfruta de las pequeñas cosas. No necesita de más para ser. Simplemente, es. La otra vez le hice una pelota de papel, literal tome una hoja que ya no me servía la enrolle, y la cubrí de diurex. Juega con ella todo el tiempo, además su instinto de curiosidad, lo hace encontrar nuevas formas con las cuales divertirse. Se maravilla constantemente. Creo que es algo que debemos hacer constantemente para así, sorprendernos y agradecer u día más de vida.

5.Abundancia

Benito llegó a mi vida por accidente, bueno, quizás no fue tanto así. Mas bien ya estaba planeado a llegar. Digo que llego por accidente porque un día abrieron la puerta de mi casa, y un pequeño gatito (Benito) entro corriendo y se quedo debajo del sillón de la sala. Atrás de él venía un niño corriendo, al principio creí que era su dueño, sin embargo, el niño nos contó que justamente estaba buscando un hogar para el gato. Parece que Benito eligió donde vivir. Pues, ¡Benito se quedo en mi casa! Esto lo considero abundancia pues, todos merecemos, y el amor es eso, abundancia. A mi vida llego la abundancia disfrazada de gato, con tanta enseñanzas.

 

 

PD. Para la foto que acompaña este blog, sufrí algunos rasguños, y mi hermana una mordida… pero creo que valió la pena. Sorry, sis!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s