Cuando sea grande…

El mayor emprendimiento que tenemos como seres humanos es el de nuestra vida. Desde que nacemos ya tenemos un proyecto y es el de nuestra propia vida; cuando la emprendes  y sabes lo que quieres hacer con ella; cualquier cosa que inicies se vuelve mucho más sencilla ¿por qué? Porque tienes un claro ejemplo, o mejor dicho; un enfoque de lo que quieres ser y hacer en tu vida. Ese es el mayor reto, saber cómo vas a emprender tu vida, ¿qué vas a hacer de ella? 

A veces es difícil saber cual es ese enfoque, posiblemente tengamos una vaga idea o no existe idea alguna. No lo tenemos claro y por tanto no hay enfoque pero sabes… no es difícil saberlo ; solo tenemos que regresar a nuestra infancia, cuando solíamos ser pequeños. ¡No importa la edad que tengas! Nunca es tarde para encontrar tu enfoque pero entre más joven lo hagas es mejor. 

Para encontrar el enfoque, solo recuerda que era lo que te gustaba hacer cuando eras niño porque de acuerdo a mis maestros en nuestro ADN está insertado el éxito, la felicidad y nuestro plan de vida, cada quién tiene una misión de vida solo tenemos que desencadenarla. ¿Cómo sabemos cuál es esta misión? A través de las aptitudes que tenemos, las habilidades que tomamos; en todas estas cosas vamos encontrándola, debemos ir escarbando poco a poco hasta darnos cuenta para qué fue a lo que vinimos a este mundo. ¡Tranquilos! Esto no nos llevará mucho tiempo porque estas cosas están ahí, solo es cuestión de identificarlas; por ejemplo: 

Si somos buenos dando consejos, bueno entonces posiblemente nuestra misión es ayudar de los demás. Si somos buenos con habilidades creativas como las artes plásticas, pintura, danza entonces quizás nuestra misión es invitar a la reflexión; Si somos buenos escribiendo y transmitimos sensaciones es sea tal vez nuestra misión, recuerda que cada quién interpreta y siente cuál es su misión pero eso sí ésta debe hacerte feliz y por ende traerá lo mejor para los que te rodean. 

Regrésate a ese niño chiquito que eras y recuerda que imaginabas cuando decías: 

“Cuando sea grande quiero ser…” 

Sí, esa persona ideal de ti, eso es importante, de ti, de tu persona, dónde está; eso es éxito llegar a ser esa persona que tu idealizaste, no a alguien externo sino a alguien que en tu mente tu creaste. Claro está que esa idea surgió a partir de un modelo, y por ello requieres del mismo; moldéate a las habilidades esa persona porque si la elegiste es porque sientes que compartes la misma misión ; no la copies solo sigue sus pasos porque cada quién tiene sus esencia.

De esta persona  ve lo que hace, lo que no hizo, modela sus aptitudes; sigue lo que hace esa persona que lo hizo llegar hasta donde está, y es ese lugar a donde tu también quieres estar y de ahí saldrá tu esencia interior ¿por qué? Porque le pondrás tu granito, esa persona ya le puso su granito y seguramente esa persona tenía como modelo a otra persona; esa es una forma de enriquecer aptitudes. 

El identificar cuál es tu misión en la vida y emprender la misma es el proceso más difícil pero no complejo como mencioné anteriormente porque cuando ya la encontraste e iniciaste el emprendimiento a ser esa persona que soñaste ser pues ya eres y todo lo demás que inicies se convertirá en algo muy sencillo, porque estarás guiado de esa misión, del enfoque que tienes.

Recuerda que en nuestro ADN está insertada la felicidad y el éxito, nada más. Pero nosotros por lo general siempre deseamos sabotearla, queremos ser infelices o no tener éxito. ¿Cómo lo saboteamos? Con nuestros pensamientos, en nuestro diálogo interno que solamente se enfoca en las cuestiones negativas… ¿Por qué? Si estamos destinados a ser felices. Celebremos nuestros pequeños éxitos porque de esa manera nos entrenamos a disfrutar y celebrar nuestros grandes éxitos. 

Los pequeños éxitos se pueden ver de diferentes maneras, un ejemplo básico y sencillo, tal vez material, podría ser que fuiste al estacionamiento de una plaza comercial y encontraste lugar rápido. Quizás me dirás: “ mmm… pero cómo, eso no dependió de mi, simplemente sucedió” pero qué crees, que sí; tu forma de pensar influyó al respecto. Eso es un pequeño éxito… otros ejemplos podrían ser que hiciste algo bien que creíste no saldría de esa manera, o decidír cocinar, hice un pastel que jamás pensé que me quedaría, pero vamos que sentiste que podrías, lo hiciste y al final lo lograste. 

Disfruta tus éxitos pequeños pero acuérdate siempre de encontrar las habilidades y aptitudes que tenías desde pequeño para que cuando te toque celebrar el convertirte en la persona que siempre soñaste ser, lo celebres de una forma extraordinaria. De hecho hay un éxito gigante que está presente en nosotros todos los días y ese es la vida misma, celebra que estás vivo y que gracias a ello podrás cumplir tus éxitos. 

Cada quién tiene una definición de éxito diferente, regrésate a tu niño que decía: “Yo cuando sea grande quiero ser…”porque vamos que todos cuando niños teníamos esa sabiduría interna y todavía la seguimos teniendo lo que pasa es que conforme vamos creciendo nos vamos olvidando al respecto, pero siempre está ahí, enfoquémonos en eso. Ahora como adulto debes cambiar “el quiero ser” por el “ yo soy”. Recuerda en tu ADN está insertada la felicidad y el éxito entonces por qué ir en contra de ello. 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s