Una foto dice más que 1000 palabras

*Este artículo fue originalmente escrito en marzo 10.

Facebookmoments

Hace ya más de un año fui a visitar a mi familia en Los Ángeles, California. Ellos saben que cuando voy, uno de mis lugares preferidos es Venice Beach. Pues está repleta de curiosidades para sacar buenas fotos y vivir momentos inolvidables con sus largas palmeras californianas, sus canales, los atardeceres , y los murales urbanos. Toda la vibra californiana en un solo lugar.

¡Recuerdo que durante ese viaje saqué muchísimas fotos (con mi celular), ja. Tenía de todo; lugares en L.A, comida, momentos familiares y curiosidades. Tristemente, un día mi celular se “reseteo” y no tuve el cuidado de guardarlas en mi lap… y ¡qué bueno que no lo hice! porque hace unos 5 meses le cayó café encima y tuve que llevar a que la repararan. ¿Les ha pasado algo parecido?  En teoría tendría que tener un respaldo pero bueno, supongo no sentía la necesidad de requerirlo hasta ese día.

En fin, todas mis fotos del último año y de aquel viaje se borraron. Solo quedaron recuerdos y memorias, de esas que se llevan en el corazón y en la mente. Aunque, a veces la mente requiere algo más tangible, algo que se quede para inmortalizar el momento pues te recuerda a algo, a alguien, te representa algo, contiene personas especiales, o tiene momentos divertidos  o quizás solo sea porque los elementos que lo constituían eran geniales , y eso se puede hacer a través de una fotografía, para trasmitirte y trasmitir. No soy fotógrafa, pero sí me gusta guardar momentos ya sea para compartir o solo por guardármelos.

En uno de esos Throwback Thursday #TBT, o jueves de antaño en Instagram , quería publicar una foto de aquel viaje pero como no tenía, lo que hice fue buscar aquellas fotos en todos lados, al final solo tenía como 6, de las cuales 5 eran mías y una la tomé del Facebook  de mi prima. Las 5 restantes las pude recuperar de lo que había publicado en mis redes sociales como Twitter o Instagram y obviamente no con la mejor calidad.

Pero había una foto en especial, que por alguna razón me había gustado mucho pero ya no la tenía y no la había subido a ningún lado. Sí, sabía había miles de fotos con ese letrero, miles de personas se toman fotos ahí pero cada uno con sus recuerdos, su vida y sus sensaciones. Con diferentes perspectivas como seres humanos que somos. Cada uno con sus momentos.

Mi prima al ver una foto suya en mi instagram (claro, con sus respectivos créditos) me comentó: “Prima, tengo una fotos para mandarte de tu última visita, tienes Facebook moments?” Pensé: ¡Ahahah qué emoción!

Para serles sincera, a pesar de que ya no es tan novedosa, yo no tenía esa app.., así que la descargué  pues no me podía permitir volver a perder las fotografías. Para los que ya conocen facebook moments saben que funciona como una red social fuera de Facebook, pero te permite compartir fotos o álbumes de manera privada con ciertos amigos de Facebook. Puedes indicar que fotos te gustan más, hacer comentarios al respecto, crear un álbum en tiempo real, y los amigos con los que compartes el álbum también pueden agregar fotografías. De hecho, Facebook moments reconoce las fotos recién tomadas en tu carrete, cuando ingresas a la app esta te sugiere crear álbumes o compartirlas con las personas que salen en las fotos. Me parece muy sencillo, y súper rápido. Sin necesidad de estar seleccionando. Sobre todo para los que tendemos a olvidar guardarlas en otro lugar o ya no tenemos más espacio.

Hace algún tiempo existieron varios cuestionamientos sobre si al bajar la app todas nuestras fotos se sincronizarían y se compartirían en Facebook  o que éste también podría borrarlas sin nuestra autorización, sin embargo, ya han pasado varios años desde ese entonces y no ha pasado algo respecto. Claro, debemos recordar que toda información que subimos a la web siempre puede ser vulnerable.  Sin duda hay pros y contras del uso de esta aplicación. ¿Tú ya la usas?, ¿te gusta? A mí me encanta desde que la descubrí. Ok.. esto ya parece comercial.

Bueno, regresando a mí historia, dentro de todas las hermosas fotos que me compartió (muchas de ellas para el álbum familiar, las cuales se quedan para el interior, esto lo aclaro porque mi papá fue de los primero en leer este post y se sorprendió de la foto que puse, y porqué no puse alguna con mis primos) se encontraba una que llamo especialmente mi atención, era esa foto que había perdido,  justamente como la había hecho ese espacio, y que yo recuerde no tuvimos alguna conversación sobre tomar la misma foto. Pero Facebook moments nos recordó que sí, que estábamos compartiendo- otra vez el comercial- ja.

Pensé que jamás la recuperaría y a pesar de que no es mía, lo que guarda es el momento. No sabía que mi prima también había capturado ese instante. Esa imagen con el Mercedes, el letrero de Venice, la avenida,  personas charlando y caminando hacía la playa, el mural blanco y negro, las coloridas paredes de adelante, y las personas esperando cruzar la Pacific Avenue. Parecía una situación  en la que en cualquier instante alguien saldría cantando y comenzarían a bailar cual musical… ok,no.

Creí que esa foto solo quedaría en mi memoria, pero resultó que no, mi prima también había capturado esa historia. Y ahora la podía tener de vuelta. No cabe duda que cuando algo es para ti, siempre encuentra la manera de volver a ti o las circunstancias te llevan hacía  ello. Esa foto regresó a mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s